Farmacias Matheo
.
Categorías
Inicio
Ubicación
Notas
Datos útiles
Registro
Promociones
Contacto
Servicios
Formulación Magistral
Ortopedia
Análisis rápidos
Homeopatía
Atención al mayor polimedicado
Toma de tensión arterial
Elaboración de botiquines
Puntos Sigre
Productos
Higiene
Infantil
Ofertas
Mujer
Buscar

Usuarios

E-mail
Contraseña

Información
En aplicación de la LEY 29/2006, del 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, esta farmacia
NO VENDE a través de su web medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción médica.
.
   
Bienvenido/a usuario
Elaboración de botiquines
       
  En nuestra farmacia le ayudaremos a componer el botiquín sanitario necesario para su utilización en el hogar o en los desplazamientos que usted vaya a realizar. Presupuestamos también botiquines para centros deportivos, oficinas, colegios, etc. Siempre adaptado a sus necesidades y supervisado por profesionales.

El botiquín doméstico es fundamental
en nuestro hogar y tiene que estar suficientemente preparado para cualquier accidente o síntoma menor que pueda aparecer en cualquier momento.
El espacio idóneo es siempre un lugar seco, fresco y preservado de la luz. Puede servirnos una caja o un armario, y, lo más importante,
situado fuera del alcance de los niños. La cocina y el baño suelen ser los lugares donde con más frecuencia se encuentra el conjunto de medicamentos y materiales de cura por la comodidad que le supone al usuario. Sin embargo, no son éstos los espacios recomendados, ya que en ambos se producen variaciones de temperatura y concentraciones de humedad que pueden alterar las características de dichos medicamentos, así como su composición y su caducidad. El dormitorio principal es un buen lugar para ponerlo.
Cada familia posee sus propias tendencias a sufrir ciertos padecimientos
 
 

y a la hora de fabricarnos nuestro propio botiquín tendremos que tener en cuenta el lugar donde vivimos (proximidad a farmacias o centros de salud).

Lo principal es comenzar lavando la herida con agua y jabón, así se evitarán muchas infecciones, y continuar con la aplicación de un antiséptico ( povidona yodada, agua oxigenada, alcohol, tintura de yodo, mercurocromo o el gluconato de clorhexidina)

Lo conveniente es realizar la desinfección con una
gasa estéril o con algodón hidrófilo en su defecto. Si la herida es profunda será a veces considerable aplicar alguna pomada antiséptica y cicatrizante para favorecer su curación. También de gran utilidad son las tiritas, el algodón, esparadrapo, vendas y gasa hidrófila estéril.

El protagonista es el termómetro, no debe faltar en ningún hogar, sobre todo si hay niños pequeños. Es importante también poseer unas pinzas de punta fina para la extracción de cuerpos extraños, que desinfectaremos antes de usarlas, unas tijeras reservadas exclusivamente para uso del botiquín y una jeringa desechable.
Es conveniente tener algún medicamento con paracetamol, antiinflamatorios, productos para las malas digestiones y poamadas para quemaduras y antimosquitos. Pero siempre sin caer en la automedicación como regla fundamental. Para el verano cremas de protección solar y productos para después del sol que calman la irritación, refrescan, hacen disminuir el eritema e hidratan.

Es muy importante que el botiquín casero esté siempre actualizado, es decir, que no contenga medicamentos ya caducados. Para ello es importante deshacerse del resto de medicamentos que no se haya utilizado una vez finalizado un tratamiento, así evitaremos su uso equivocado por nosotros mismos o por otros miembros de la casa. Podrá depositarlos en su punto SIGRE más cercano (consulte en su farmacia).
Para e botiquín de viaje seguiremos más o menos los mismos parámetros, teniendo en cuenta siempre las condiciones del lugar de destino y si viajamos con niños.

La Comisión Internacional de Socorro Alpino, CISA, publicó en 1993 una propuesta de botiquín para los viajes de aventura que incluye los productos siguientes: antitérmicos analgésicos, medicamentos para paliar el dolor de garganta y estómago, antimareos, antidiarreicos, descongestivos nasales, desinfectantes dermatológicos y todo lo que se considera material de cura, vendas de gasa, esparadrapo, tiritas, tiras de sutura y antisépticos.

Las molestias en el aparato digestivo son bastante comunes, incluso hay personas que tienden a sufrirlas de manera crónica. Cuando salimos de viaje se suelen producir trastornos en nuestra dieta o cambios de agua que influyen en nuestro estómago (tanto diarrea como estreñimiento). En verano por el uso de las piscinas es recomendable también algún colirio calmante para los ojos, productos antimareo/antieméticos tras consultar al farmacéutico. También productos antimosquitos y para la irritación cutánea. La presencia de los niños tanto en casa como de viaje, influye necesariamente en la elaboración del botiquín.